BUENOS AIRES, 14 de diciembre - En su segunda jornada en Buenos Aires, el plusmarquista jamaiquino Usain Bolt venció, sin mucho esfuerzo, al metrobús en una exhibición gratuita realizada sobre la famosa avenida 9 de Julio del centro porteño.

En una promocionada carrera que se realizó frente al famoso Teatro Colón, el atleta que ostenta el récord del mundo de los 100 y 200 metros reunió a más de 30 mil personas.

En el desafío ante un ómnibus de la línea 59, el jamaiquino demostró todo su magnetismo y frescura al correr los 80 metros a pura sonrisas en un trote liviano que le alcanzó para quedarse con el duelo.

Luego de esta presentación, en una distancia de 120 metros, Usain Bolt se impuso en un duelo ante sus compatriotas Mario Forsythe, Kimmari Roach, y Daniel Bailey, de Antigua y Barbuda.

"Lo que más me gusta es correr ante multitudes y, si bien me cuesta porque se hace en condiciones no óptimas, es un gran impulso anímico", fue la frase final del hombre más rápido del mundo que se presentó en una jornada calurosa en la capital porteña.

Un termómetro que alcanzó los 33 grados no impidió que la jornada fuera un éxito de concurrencia en un evento que puso punto final a la agenda de dos días del atleta jamaiquino en Argentina.

Por la mañana, Usain Bolt estuvo en Parque Sarmiento brindando una clínica de atletismo acompañado por Alejandra García, dueña de la mejor marca argentina en salto con garrocha.

Este evento, al igual que el que realizó ayer en el barrio Los Piletones, en el sur de la ciudad, demostró la atracción que tiene Bolt con los chicos.

"Me gustan mucho estas iniciativas porque me hacen acordar a mis inicios. Fueron dos grandes jornadas en mi primer visita a Argentina", enfatizó Bolt.

El atleta de 27 años enfatizó ayer que sus próximos desafíos serán repetir los títulos olímpicos en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y lograr un nuevo título mundial en los 100 metros.
 

fdr