NUEVA YORK, 13 de diciembre — Los Yanquis resultaron ofendidos por los comentarios de Robinson Canó, quien declaró que el equipo no lo respetó durante las negociaciones de un nuevo contrato.

El segunda base hizo el comentario el jueves cuando fue presentado por los Marineros de Seattle, después de firmar un pacto por 10 años y 240 millones de dólares, el cual  contrasta con los 175 millones por siete años que le ofrecieron los Yanquis

“Creo que él está muy desilusionado porque ya no es un Yanqui de Nueva York... lo tratamos con mucho respeto. Al día de hoy lo respetamos", dijo el presidente de los Yanquis, Randy Levine.

El gerente general de Nueva York, Brian Cashman, dijo que los agentes de Canó propusieron a los Yanquis un contrato por 10 años y 235 millones al final de las negociaciones, luego de abrir con una petición de 310 millones por una década.

Cashman catalogó a Canó como un "gran jugador" y dijo que el equipo "amaba a Robby". Señaló que los Yanquis presentaron una oferta con la que se sintieron cómodos, pero se quedó corta a la que Seattle puso sobre la mesa.

"Así que, en ese sentido, ellos le mostraron mucho más respeto financieramente que nosotros", puntualizó Cashman.

 

fdr