CIUDAD DE MÉXICO, 13 de diciembre.- La salida de Rob Gronkowski por el resto de la temporada para Patriotas de Nueva Inglaterra es un fuerte golpe en las aspiraciones del equipo en la búsqueda de un título de Super Bowl, debido a que tan sólo en siete partidos el ala cerrada egresado de la Universidad de Arizona es ya uno de los líderes en recepiones, yardas y anotaciones de la franquicia en el año.

En el partido del domingo pasado, el safety de Cafés, T.J. Ward, golpeó la rodilla de Gronkowski y le provocó un desgarre del ligamento anterior cruzado de la rodilla izquierda, lo que lo dejó fuera por el resto del año, e incluso corre el riesgo de perderse la pretemporada y parte de la campaña de 2014.

Gronkowski se perdió los primeros seis partidos de 2013 debido a que se recuperaba de un par de cirugías, de espalda y de antebrazo, y en los siguientes seis partidos y tres cuartos del duelo ante Cafés, Gronk sumó 39 recepciones y 592 yardas con cuatro anotaciones, además de promediar 15.2 yardas por atrapada.

Tenemos que encontrar una nueva fórmula. Él es parte importante, y aporta un cierto margen de error por lo talentoso que es, y los demás desempeñan roles diferentes para nosotros”, explicó el quarterback Tom Brady en entrevista para una radiodifusora en Boston.

En sus seis partidos y tres cuartos, Gronkowski es el segundo en yardas ganadas por recepción en Patriotas, solamente detrás del receptor Julian Edelman (775). En número de recepciones, Gronk está detrás de Edelman (76), y de los otros dos receptores de Patriotas, Danny Amendola (41) y de Shane Vereen (40).

Nueva Inglaterra tendrá que utilizar a sus otros dos alas cerradas, los veteranos Matthew Mulligan y Michael Hoomanawanui, quien lleva tres partidos en fila sin jugar por lesión. Además el equipo cuenta con el fullback James Develin, quien ha sumado jugadas como ala cerrada en situaciones de necesidad.

Estos roles van a tener que cambiar, como lo hicimos en las dos últimas series del partido (contra Cleveland)”, dijo Brady.

 

San Diego, avante

Phillip Rivers le ganó el duelo a Peyton Manning y Cargadores de San Diego sorprendió 27-20 a Broncos.

Rivers lanzó para 166 yardas y dos pases de touchdown a Keenan Allen, pero además mantuvo a la ofensiva de San Diego por casi 39 minutos en el terreno.

Congelado en las laterales, Manning acabó el partido con el que inició la semana 15 de la temporada de la NFL con 289 yardas y dos touchdowns, con los que llegó a 47 en la campaña, a tres del récord de 50 de Tom Brady.

Para Broncos (11-3) fue la primera derrota en Denver en 14 partidos. Cargadores (7-7) terminó con una racha de 10 victorias consecutivas de Broncos contra rivales del Oeste de la AFC y de paso se mantuvo en la pelea por un lugar como comodín en playoffs.

Denver, que busca el mejor récord de la Conferencia Americana para tener toda la postemporada en casa, tiene ahora el mismo número de derrotas que Kansas City (10-3) y Nueva Inglaterra (10-3).