CIUDAD DE MÉXICO, 12 de diciembre.- Tras los festejos por conseguir el ascenso a la Primera División, Gustavo Matosas se reunió con todos sus jugadores y les habló claro, les pidió compromiso a cambio de continuidad. Ahora, un año y medio después de esa reunión, el equipo que tardó diez años en volver al máximo circuito se prepara para jugar el primer partido de la final del Apertura 2013, contra el América. 

Nosotros respaldamos a Matosas porque él nunca nos dejó abajo, no nos dejó solos, siempre luchó por nosotros. Nosotros queremos pagarle a él con un triunfo por esa confianza y por ese compromiso que tuvo. Para cualquier entrenador lo fácil era traer una cantidad importante de refuerzos y no fue así”, comenta Ignacio González, zaguero de los Panzas Verdes.

El profesor Matosas valoró el trabajo que hicimos en Primera A, eso fue muy bueno. Ahora tenemos tres o cuatro jugadores en selección. Los más importante de este éxito fue que el profe luchó por mantener la base que logró el ascenso”.

El técnico uruguayo fue el interlocutor entre los jugadores y la directiva. Convenció a los inversionistas de mantener más del 50 por ciento de la plantilla que se consolidó en la División de Ascenso y con un equipo titular compuesto con seis de los 11 futbolistas que regresaron al León a la Primera División pretende disputar con el América el título de Liga.

El equipo desde el ascenso nunca perdió el espíritu, la mística, la forma de jugar y la unión. Lo importante siempre fue que nos comportamos como una familia y hasta los refuerzos se han integrado bien al equipo. Hay varios factores que conservamos desde esa época”, agregó  González, quien fuera capitán de los esmeraldas en la División de Ascenso.

 Sin importar el poco tiempo en el máximo circuito, González finaliza: “El América es uno de los equipos más importantes de México y León también lo és. Llegaron a la final los planteles que desempeñaron mejor futbol y los dos merecemos respeto”.