NÁPOLES, 11 de diciembre.- El Nápoles de Rafa Benítez venció por 2-0 al Arsenal inglés, pero no le valió para seguir en la Liga de Campeones, porque necesitaba vencer por tres tantos de ventaja si el Borussia Dortmund, hecho que ocurrió, ganaba en Marsella (1-2).

Por momentos estuvo el conjunto italiano en los octavos, cuando el argentino Gonzalo Higuaín adelantó al cuadro napolitano y en el Velódromo marsellés se registraba un empate a uno.

Esos dos resultados clasificaban al Nápoles y dejaban fuera al Borussia Dortmund, que se salvó con un tanto al final de Kevin Grosskreutz y dejó en vana la victoria del equipo de Benítez, que al final se quedó a un tanto de la proeza, porque José Callejón estableció en la última jugada del encuentro el 2-0.

El Nápoles tuvo que esperar unos minutos en el campo a que terminase el choque en Marsella, pero el milagro no llegó. El Dortmund ganó 1-2, con lo que pasó como primero, por delante incluso del Arsenal y deja al Nápoles con la recompensa menor de la Liga Europa.

Al equipo londinense, que fue superior tácticamente en la primera mitad, se le notó que le bastaba con el empate para amarrar el primer puesto del grupo.

No forzó mucho la máquina y se limitó a controlar. Tan sólo llegó con auténtico peligro con un disparo del francés Giroud (m.23). Escaso bagaje ante unNápoles voluntarioso pero muy impreciso al que le costaba un mundo llegar al área de los 'gunners'.

El descanso reavivó el ánimo del Nápoles. Mejoró el conjunto de Benítez y tras algunas aproximaciones peligrosas Higuaín recibió de Callejón, se dio la media vuelta y abrió el marcador y las esperanzas de clasificación.

San Paolo estalló de júbilo, pero el Nápoles también jugaba en Marsella, y le salió cruz a la armada de Benítez, que tenía depositadas grandes esperanzas este año en la Liga de Campeones y estas quedaron desvanecidas con el gol del Borussia Dortmund, porque, pese a marcar Callejón, ya no tuvo tiempo para más.

cmb