PARÍS, 10 de diciembre.- La Juventus será el equipo más destacado de los que se jugarán, en la sexta y última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones, tres puestos para los octavos de final del torneo.

El campeón italiano se tiene que jugar el billete en Estambul, ante el Galatasaray, y los cuentas son claras: si ganan los locales acceden a octavos, si vencen o empatan los juventinos, el pase para los cruces será suyo.

En el otro partido del grupo B, que enfrentará al Copenhague con el Real Madrid no habrá nada en juego ya que los españoles ya están clasificados, como primeros de grupo, y los daneses no tienen posibilidades de estar en octavos, aunque sí podrían ser aún terceros y seguir jugando en la Europa League.

El gran aliciente de este partido será comprobar si el portugués Cristiano Ronaldo logra batir el récord de goles en una primera fase. Actualmente, cinco jugadores comparten la plusmarca, establecida en ocho goles: el holandés Ruud Van Nistelrooy (2005/2005), el italiano Filipo Inzaghi y el argentino Hernán Crespo (ambos en 2002/2003), el sueco Zlatan Ibrahimovic y el propio Cristiano Ronaldo.

Benfica y Olympiakos se disputan el otro billete, pero los portugueses recibirán a los franceses y dependen de los griegos, que se clasificarán si  ganan al Anderlecht, ya eliminado.

 Otros dos equipos se jugarán un pase en la llave A, donde el Manchester United, en crisis de resultados en el campeonato inglés, ya está clasificado aunque no tiene asegurado el primer puesto.

Deberán lograrlo en Old Trafford, donde recibirán al Shakhtar Donetsk ucraniano, que se clasificará como primero si gana en Inglaterra, pero puede verse apeado de los cruces si no logra la victoria y sí lo hace el Bayer Leverkusen, que jugará en San Sebastián contra una Real Sociedad que pretende poner fin a su andadura europea dando una alegría a su afición.

En el grupo D, los dos clasificados ya lo están desde hace un par de jornadas, pero Bayern Múnich y Manchester City se jugarán en Alemania el primer puesto del grupo, con gran ventaja para los germanos, que ya ganaron en Inglaterra por marcador de 3-1.