CIUDAD DE MÉXICO, 9 de diciembre.- Miguel Herrera, técnico del América, espera que se vea una final memorable en este torneo Apertura, debido a la calidad con la que cuenta su club y su oponente León. Mencionó que ambos clubes están acostumbrados a divertir a la gente y que atacan constantemente.

“Están los equipos que deben de estar (en la final). El León es un gran sinodal, con un gran técnico, han hecho bien las cosas a nivel directivo y esto ratifica en que no me había equivocado en llevar la base de América y León para conseguir el objeto de la selección”, argumentó.

En la lucha por el título, el Piojo espera un duelo de estrategias interesante con su homólogo Gustavo Matosas, a quien no sólo le reconoció su calidad como estratega, sino lo enriquecedora que ha sido su estancia en el país. Espera que lleguen más personajes de su calidad al balompié nacional.

Herrera espera, además, una final muy pareja por la capacidad que han demostrado ambos clubes en la liguilla. A su parecer los dos superaron con jerarquía la ronda de semifinales, a pesar de que se cruzaron con oponentes de gran calado como fueron Toluca, en el caso de las Águilas, y Santos, en el caso de la Fiera.  

“Los dos llegamos bien, no podemos decir que uno esté mejor que otro, los dos son muy sólidos. Vamos a tratar de quitarle a pelota a un equipo que juega muy bien el esférico, cortar las conexiones que ya están muy identificadas y ser nosotros el equipo que ofenda”, explicó.

El timonel señaló que en ninguno de los dos equipos hay un hombre que sobresalga entre los demás y que su poderío se cimenta en el trabajo grupal. Por eso, el que espere una serie desgastante, que será llevada al máximo.

Al margen, Herrera rechazó que su bicampeonato sería más meritorio en relación al que lograron los Pumas en 2004, en caso de que su club lo consiga, a pesar de que los universitarios avanzaron a la liguilla como octavo lugar y en su caso como líderes en el torneo. Mantuvo la mesura que ha tenido a lo largo de la competición, en la que difícilmente se enganchó con asuntos que generaran polémica.

“Primero hay que conseguirlo para estar igual. No me gusta comparar los campeonatos, como lo ganes o no. Si ellos entraron de rebote o no, lo ganaron, al final eso es lo importante y ninguno será más importante que otro”, matizó.

Cabe mencionar que el equipo campeón fue visitado por los niños triquis y como reconocimiento les regalaron objetos personales, como fueron tenis, guantes y playeras del club. La visita, según informó la gente de prensa del club, no estaba programada y fue completamente inesperada.

“Es motivante ver a esos chavitos que con los pocos recursos que tienen consiguieron cosas importantes; estuvieron adentro jugando una cascarita con los muchachos, es algo que nos deja una enseñanza. Eso habla de que en México hay gente que quiere superarse”, detalló Herrera. 

cmb

https://mail.google.com/mail/u/0/images/cleardot.gif