CIUDAD DE MÉXICO, 9 de diciembre.- Los Celtics hicieron más profunda la crisis de los Knicks después de propinarles la derrota con mayor diferencia en lo que va de la temporada de la NBA con un marcador apabullante de 114-73, en duelo realizado en el Madison Square Garden.

El guardia Jordan Crawford encestó seis triples y finalizó con 23 unidades para que los Celtics lograran su tercera victoria en fila. El ataque de Boston dio ruta a la victoria desde el primer periodo cuando arrancaron con una racha de 12-0 y en la recta final del periodo ya tenían una delantera de 25-3.

El triunfo ratifica a los Celtics como el mejor cuadro de la División Atlántico con marca de 10-12; los Knicks, que habían ganado sus dos compromisos antes del de ayer, siguen en el fondo del sector con registro de 5-14.

“Fue muy divertido conseguir una victoria como ésta en el Madison Square Garden”, comentó Crawford.

Los Celtics se fueron al descanso con una delantera de 58-31. En el tercer periodo Crawford hizo buenos cuatro triples con los que guió a los visitantes a finalizar el periodo con 34 puntos e incrementar la delantera 92-56.

“Creo que lo mejor del partido de hoy fue salir a la duela tras el descanso y mantener el ritmo ofensivo, eso es algo muy complicado cuando tienes una delantera tan grande”, analizó Brad Stevens, entrenador de los Celtics.

La delantera que tuvo Celtics llegó a ser de 45 puntos en los primeros minutos del cuarto periodo y estaban en camino a establecer el triunfo más abultado en lo que va de la temporada y dejar atrás los 38puntos de diferencia que sacaron los Clippers ante los Toros.

Por los Knicks, Carmelo Anthony anotó 19 unidades. El conjunto neoyorquino tuvo una tarde decepcionante después de haber ganado por 30 y 38 puntos de diferencia sus anteriores compromisos ante los Nets y el Magic; apenas encestaron el 34.2 por ciento de sus disparos.

“Fue un paso atrás. Pensé que ya habíamos dejado el mal momento en el pasado”, comentó el entrenador de los Knicks, Mike Woodson, quien asumió la responsabilidad del descalabro. “Yo no fui capaz de que el equipo hiciera las cosas bien en la duela.”

La inefectividad de los Knicks al ataque quedó en evidencia cuando sus guardias titulares, Raymond Felton e Iman Shumpert se fueron cero de seis en tiros campo, cada uno, y el centro Andrea Bargnani con uno de siete. Anthony encestó cinco de 15.