CIUDAD DE MÉXICO, 8 de diciembre.- Una vez más, América no ofreció su mejor partido, sin embargo, eso le bastó para derrotar 2-0 (global 3-2) a Toluca y así clasificarse a la final del Torneo Apertura 2013 de la Liga MX, en partido de vuelta de semifinales disputado en el estadio Azteca.

Los goles del triunfo fueron obra del colombiano Aquivaldo Mosquera, al minuto 12 y de Jesús Molina, al 85. Ahora, los de Coapa esperan al ganador de la serie entre Santos Laguna y León.

La principal característica de este Toluca durante el último semestre fue precisamente la de ser un equipo ofensivo, algo a lo que su técnico traicionó por completo en este juego, pensando que con el contragolpe iban a ser capaces de finiquitar la serie.

El paraguayo José Saturnino Cardozo decidió dejar en la banca a Carlos Esquivel y a Antonio Naelson “Sinha”, para defender con línea de cinco que no le funcionó como esperaba.

Principalmente porque los mexiquenses se encontraron con unas Aguilas que ya no podían regalar nada y desde el inicio se fueron con todo al frente, sometiendo a un rival que no sabían qué hacer con este parado y que antes del primer cuarto de hora ya estaban contra la pared.

Todo se originó en un rebote de tiro de esquina por derecha, que el argentino Rubens Sambueza se encargó de meter otra vez al área, donde el colombiano Aquivaldo Mosquera se levantó para conectar un cabezazo sólido que se coló en el ángulo superior izquierdo y así poner el empate en el global.

Esta anotación inclinó la balanza a los de casa, que tuvieron la segunda anotación en un gran centro por izquierda de Miguel Layún que Luis Gabriel Rey con la testa sacó un remate que Alfredo Talavera en excelente reacción evitó la segunda anotación en su meta.

Fue hasta cerca del final del primer lapso, cuando el paraguayo José Saturnino Cardozo decidió modificar con el ingreso de Carlos Esquivel y la salida de Oscar Rojas, para tener más presencia en el área.

Los de casa sabían que un gol les daba el pase, pero también que recibir otro los iba a hacer remar contracorriente, por ello mantuvieron la idea ante unos “Diablos Rojos” que no eran peligrosos al frente, pese a que Cardozo ya había metido al campo a Raúl Nava y a Antonio Naelson “Sinha”.

Precisamente, de los pies del seleccionado mexicano se gestó la jugada más importante de la visita, en un centro al área donde el paraguayo Pablo Velázquez prendió un cabezazo que Moisés Muñoz en una atajada milagrosa, apenas con las uñas mandó a tiro de esquina, al minuto 71.

A diez minuto del final, Muñoz fue otra vez factor al detener con las piernas un disparo de Carlos Esquivel, que también llevaba dirección de gol, una salvada decisiva y que instantes después Jesús Molina se encargó de complementar con el gol que finiquitó todas las acciones.

Todo se originó en un tiro de esquina por derecha al área, donde Molina se levantó para conectar un remate de cabeza picado que dejó parado a Talavera, al minuto 84.

El resto fue de trámite, la visita no pudo hacer nada ante un cuadro “azulcrema” que está en su segunda final consecutiva y que amenaza con volverla a ganar, para así permitir al técnico Miguel Herrera irse a la Selección Mexicana, como bicampeón.

cmb