LEÓN, 8 de diciembre.- En una de las esquinas de un vestuario de futbol Matías Britos acostumbraba a escuchar como su papá le pedía a sus compañeros de equipo que nunca dejaran de correr en el campo. Ahora, ese infante que aprendió que “siempre correr es sinónimo de no rendirse”,  aspira a mantener la ventaja que el León obtuvo en la ida contra Santos (3-1) y clasificar a la final del Apertura.

“Mi papá era futbolista y siempre me pasaba a los vestuarios y a los campos de futbol. En esos lugares aprendí muchísimo. La verdad siempre estaba en los vestidores, jugando con los amigos, conviviendo con futbolistas y ahí me enseñaron lo que es la alegría del futbol, lo que es en general esforzarse por ganar un partido”, dijo Matías Britos, delantero de los Panzas Verdes.

El desgaste en el ataque de los esmeraldas corre a cargo del atacante uruguayo. Su técnico, Gustavo Matosas, lo describió como “el delantero que todos quieren tener por la movilidad que tiene en la ofensiva” y  Boselli, su compañero en el ataque, resaltó “corre más que yo”. Ante los elogios, Britos descarta cualquier mérito y explica que el trabajo en equipo es lo que les ha permitido estar a un paso de la final.

“Volvimos a tener la paciencia que nos caracterizó en el primer torneo después del ascenso  y eso nos llevó lejos, volvimos a creer en nosotros más que nunca y ahora estamos aquí.

“Estamos jugando muy bien, mostramos la idea que el profesor quiere y demostramos que podemos ser un equipo importante”, agregó el uruguayo.

Britos relata que a todo el equipo “nos encantaría estar en una final, pero todavía no podemos asegurar que llegaremos. Enfrente tenemos un rival que todo el torneo demostró que es difícil  y el partido más importante es en el TSM(Corona), el error sería pensar que lo importante es la final”.

Según Matías Britos, los dos goles de ventaja que obtuvieron en el juego de ida no les garantiza nada y espera que se conserve la intensidad que mostraron en el juego de ida.

“No nos podemos confiar o bajar los brazos. Debemos de jugar igual que en la ida, desde el primer minuto hasta el final. Santos tiene jerarquía y si nos despistamos nos puede anotar algún tanto. Confiamos en lo que nuestro equipo pueda hacer y esperamos seguir adelante.”