CIUDAD DE MÉXICO, 7 de diciembre.- De pronto, Miguel Herrera, técnico del Tricolor, y Ricardo Peláez, director deportivo, se quedaron como estalactitas. México salía en el grupo del anfitrión Brasil, que ya se relamía los labios por tenerlos otra vez como víctimas de su localía, igual que en 1950.

Al Tri ya le tocó estar en un sector así en Suecia 1958, perdió 3-0, Inglaterra 1966, perdió 2-0 y Sudáfrica 2010, empató 1-1.

“No esperábamos que saliéramos tan pronto, pero está bien, es el mejor grupo que nos pudo tocar. Uno de repente mira donde quedó Costa Rica y tenemos rivales más a modo”, aseguró el técnico nacional.

Brasil, el anfitrión de la Copa del Mundo, tendrá un grupo, el A, con tres equipos que tuvieron que recurrir a la repesca para llegar hasta la fiesta del Mundial: Croacia venció a Islandia, Camerún a Túnez y México despachó a Nueva Zelanda, por lo que parte como el gran favorito.

“Sin duda los otros tres equipos nos estaremos jugando el acompañamiento con Brasil. Es el país sede, una de las grandes potencias. Cuando sembró dudas por lo de la Copa Confederaciones, terminó ganándola con autoridad, entonces es el favorito del grupo”, mencionó.

Alrededor del sorteo hubo mucho morbo. En la víspera, la FIFA en su ensayo, había colocado a México en un sector más suave con Bélgica, Argelia y Bosnia; sin embargo, cuando Fabbio Cannavaro sacó la esfera del bombo tres, el destino del  Tri comenzó a escribirse. De tal forma, abrirá el Mundial el 13 de junio en la ciudad de Natal ante Camerún, en el estadio Das Dunas; el segundo enfrentamiento, el 17 de junio contra Brasil en Fortaleza, igual que hace unos meses en la Copa Confederaciones, y cerrará contra Croacia el 23 de junio en Recife.

La mente de Herrera no se queda en tinieblas. Visualiza desde ahora las formas para conseguir el boleto a los octavos de final, centralizando su atención en Croacia y Camerún.

“Son selecciones muy físicas. Croacia tiene a jugadores altos, nos llenarán el área de balones. Para todo esto, el primer partido ante Camerún es sustancial, ahí tenemos que ganar como sea, porque luego vendrá Brasil y esperaremos arañarle un punto para estar clasificados”, consideró.