CIUDAD DE MÉXICO, 6 de diciembre.- El pitcher mexicano Oliver Pérez dijo que la confianza en sus lanzamientos fue la clave para volver a destacar en las Grandes Ligas, ahora en su faceta como relevista situacional. Como agente libre ha despertado el interés de varios equipos y espera firmar con uno que tenga posibilidades de llegar a la Serie Mundial.

Pérez había batallado en su carrera como abridor por lo que realizó un cambio significativo a partir de la temporada 2012 al pasar al bullpen con los Marineros de Seattle. Desde entonces se convirtió en un efectivo lanzador sobre todo al enfrentar a bateadores zurdos. En los últimos días se ha mencionado a  los Nacionales de Washington como uno de los conjuntos más interesados en sus servicios.

“No sé nada en estos momentos, mi agente es el que está trabajando en eso de ver las propuestas de los equipos interesados, por mi parte me estoy preparando con todo para que el próximo año sea mejor. Entre menos espere las cosas, llegan solas”, expresó el sinaloense.

El serpentinero de 32 años inició su carrera con Padres de San Diego en 2002. Después estuvo con Piratas de Pittsburgh y Mets de Nueva York como abridor. Desde 2012 pasó a la Liga Americana con Marineros de
Seattle por lo que ya tiene experiencia de jugar en ambos circuitos. 

“No me importa en cuál Liga me contraten, yo estoy listo para lo que sea, lo que quiero es ganar una Serie Mundial.”

En la pasada temporada terminó con números de 3-3 y un promedio de carreras limpias de 3.74, además de que se apuntó los primeros dos rescates en su carrera. Pero lo mejor que mostró el sinaloense fue que ya recuperó el control en la loma. En apenas 53 entradas trabajadas ponchó a 74 bateadores y sólo regaló 26 pasaportes. 

“Agarré rápido el cambio de abridor a relevista, me preparé bien el año pasado y me sirvió para esta temporada.

“El tirar strikes es la clave para entrar de relevo  porque una base por bolas te daña el juego.”

-¿Cuál fue el cambio principal que hiciste para retomar la confianza en la loma?

“Confiar en mis pitcheos, creo que esa fue la clave. Tener confianza de tirar la curva, recta y slider, y saberlos combinar”.

Óliver, quien es el tercer máximo ponchador en la historia entre lanzadores mexicanos con 1,224, dijo que ya se acostumbró a su nueva función como relevista y no se ve otra vez como  abridor

“Por el momento me siento muy a gusto ahí, tengo la oportunidad de lanzar todos los días  que es lo que me gusta de jugar beisbol y hay que prepararnos día a día para cada año ser mejores.”