COSTA DO SAUÍPE, Brasil, 4 de diciembre.- Costa do Sauípe, un lujoso complejo turístico bulle en clima futbolístico, antes de acoger este viernes el sorteo de los grupos del Mundial de 2014 y donde México conocerá su destino.

El complejo turístico, situado unos 100 kilómetros al norte de Salvador, está integrado por seis hoteles y un campo de golf; está bañado por las aguas cálidas de la costa del norte de Bahía y es adornado por incontables cocoteros que se mecen con el viento.

La paz habitual de Sauípe, donde los turistas suelen acudir para relajarse con su clima siempre cálido y las regalías de tener todo incluido en la tarifa del hotel, incluso el alcohol, fue alterada de forma radical por los cerca de dos mil periodistas y mil 300 invitados que están llegando poco a poco a Bahía para el sorteo.

El seleccionador alemán, Joachim Löw, llegó hoy a Brasil y antes de sumarse al ajetreo de las actividades de la FIFA aprovechó el sol más bajo del final de la tarde para dar un paseo por la playa, con camiseta roja y gafas de sol.

Tal vez sin saberlo, Löw paseó al lado de una tortuga gigante, que instantes después de su paso, asomó la cabeza para respirar junto a las rocas que emergen muy cerca de la playa.

Esta zona costera es un desovadero de tortugas y también una zona de cría de las ballenas jorobadas, aunque en esta época del año los cetáceos están por otras latitudes, probablemente con poco interés por el clima futbolístico de Sauípe.

Entre las figuras del futbol que ya están en el balneario se incluyen el español Fernando Hierro, el uruguayo Alcides Ghiggia o el francés Zinedine Zidane, que se dedicaron hoy a los ensayos de la ceremonia, en la que sacarán las bolas que dictarán suerte para las 32 selecciones que participarán en el Mundial de Brasil.

La actriz brasileña Fernanda Lima, quien presentará la ceremonia, pasó corriendo por el vestíbulo del hotel Sauípe Premium huyendo de los flashes de los fotógrafos, que estaban haciendo guardia para cazar a las estrellas del futbol.

El sorteo, que será retransmitido por televisión a 193 países, se realizará en una enorme carpa que se ha instalado entre los hoteles de paredes encaladas y vestíbulos abiertos, ideados para permitir el paso de la brisa de mar.

Al margen de los hoteles más caros, también hay un conjunto de 'pousadas', como se denomina en Brasil a los hoteles pequeños y coquetos, normalmente situados en zonas rurales.

En el caso de Sauípe, las 'pousadas' reproducen la arquitectura colonial de Salvador y otras ciudades históricas de Bahía, como Porto Seguro, lo que incluye calles empedradas y fachadas pintadas de colores brillantes y vistosos.

Para que no falte un detalle sobre la cultura local, en los hoteles y restaurantes las camareras van vestidas con las ropas blancas y turbantes típicos de las 'bahianas', las mujeres negras que venden 'acarajés' (panecillos de gambas) por las calles de Salvador.

Costa de Sauípe también está en clima navideño: al llegar a la zona de hoteles, un árbol de Navidad recibe a los visitantes, pero no es un árbol cualquiera, porque en lugar de bolas y guirnaldas, está adornado por banderas de algunos países del Mundial y balones de futbol, y coronado por el trofeo de campeón.

Este complejo turístico antes que el sorteo del Mundial vivió momentos importantes, como en diciembre de 2008 cuando acogió cuatro cumbres simultáneas, una del Mercado Común del Sur (Mercosur), otra de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), la del Grupo de Río y la de Latinoamérica y el Caribe (Calc).

ald