SEATTLE, 3 de diciembre.- Los fanáticos de los Seahawks estremecieron tanto su estadio en el partido del lunes contra Nueva Orleáns que los aparatos registraron pequeños temblores durante varios tramos del duelo de la NFL.

Un sismo de magnitud 1 o 2 se produjo cuando Michael Bennett anotó un touchdown al recuperar un balón suelto y avanzar 22 yardas. El partido quedó registrado en instrumentos sísmicos cercanos en varios otros instantes.

John Vidale, un experto en sismos, comentó que los fanáticos causaron el sismo en el estadio ovalado al golpear el piso con fuerza, además de saltar.

Los fanáticos también establecieron un récord el lunes: batieron el registro del Libro de los Récords Guinness al nivel de ruido más intenso en un estadio al aire libre, al alcanzar los 137,6 decibeles.

Seattle venció 34-7 a los Saints para convertirse en el primer equipo en clasificarse a los playoffs en la Conferencia Nacional.

cmb