CIUDAD DE MÉXICO, 2 de diciembre.- Eugenio Ruiz Orozco, presidente del Atlas, confía plenamente en que la Asamblea de Dueños aprobará la venta del equipo al Grupo Salinas, al considerar que es la mejor opción para mantener la tradición de un equipo icono en Guadalajara.

Estoy confiado en que los argumentos son sólidos ya que a la Federación (Mexicana de Futbol) le conviene más lo que estamos haciendo que cualquier otra cosa, somos conscientes de la importancia que esto tiene y estamos actuando en congruencia", dijo.

Afirmó que "no hay plan B. Si hemos llegado a esto es porque hemos explorado cinco o 10 variables más y es la única que nos permite darle certidumbre a la ciudad, en tanto que el Atlas es un patrimonio de la ciudad y lo que hacemos es transferir los derechos de un bien de la ciudad.

Espero que los propietarios de los clubes tengan comprensión en que tenemos derecho a resolver los problemas, y que la decisión que tomamos es la más congruente con los intereses de la ciudad y de la afición", expuso.

Reconoció que existió una oferta mayor a la de Grupo Salinas, y que no fue aceptada porque debían estar seguros de que se respetaría la historia de este cuadro.

"Hubo ofertas superiores. No se aceptó por una razón elemental, teníamos que darle certidumbre a una operación, garantizar la vida de una institución a futuro; tenemos compromiso con nuestra afición y la ciudad, de tal suerte que no era sólo vender", argumentó.

Explicó que se debe "garantizar la vida a futuro de una institución porque en Guadalajara el Atlas es un icono, no podemos decir irresponsablemente: 'Ya me quité de esto y a ver quién viene', no por eso se tomó la decisión seria de vender.

"Desde hace tiempo se platicó con Decio (de María) porque evidentemente no es una operación común, la liga está preocupada para que no existan asuntos claros, la verdad que esas son las cosas que nos tranquilizan porque la empresa a la que vendemos es pública", declaró.

Finalmente, reiteró que el compromiso por parte del nuevo propietario es que no habrá ningún tipo de cambio en cuanto a la imagen y sede de la "Furia Rojinegra".

"Nada puede cambiar, que no salga de Guadalajara, mantiene su nombre, escudo, tradición y, lo más valioso que tiene, su afición. Guadalajara puede estar tranquilo que estamos haciendo lo que debemos", sentenció.

cmb