CIUDAD DE MÉXICO, 25 de abril.-De esencia innegablemente ruda y con  el peso sobre sus hombros de mantener viva una de las más grandes leyendas del pancracio nacional, El Hijo del Solitario militará el próximo sábado en el bando científico junto a Dr. Wagner Jr y al Hijo del Santo para enfrentar a una tercia estadunidense denominada ‘La Migra’.

“Eso de la ‘tecniqueada’ a mí no se me da, a mi me gusta la maldad, me gusta la rudeza, me gusta hacer enojar al público y que me recuerden el 10 de mayo es algo genial, es lo que más me encanta en la vida. Yo soy la maldad de la lucha libre”, asevera.

Durante el videochat con excelsior.com.mx, el Enmascarado de Oro advirtió que en la próxima función de Todo X el Todo, desquitará hasta el último centavo que pague el público, pues asegura ser garantía de buen espectáculo.

“El público sabe que soy un luchador que vale la pena, que soy espectáculo 100 porciento asegurado, soy el hombre show de la lucha libre porque pocos como yo prenden a la gente. Hago todo el trabajo del gladiador, me azoto, vuelo, brinco y pego”,

Al respecto del compromiso que tendrá lugar en el Gimnasio Juan de la Barrera, el gladiador jalisciense comenta que por defender la misma causa, es posible que no entre en conflicto con el Enmascarado de Plata, sin embargo no asegura nada, pues parece que la rivalidad tiene como ineludible destino una lucha de apuesta,

“Tarde o temprano llegará el momento en el que nos vamos a jugar la máscara el Hijo del Santo y yo. Eso va a pasar porque no es posible que toda la gente viva engañada pensando que el Santo ha sido el mejor luchador de la historia y que su hijo es mejor que yo. Y debe tener mucho cuidado, porque no va a luchar contra las ‘Momias’ ni contra el ‘Mounstro’, que sepa que el Solitario es de carne y hueso y es el puritito diablo.

Hay muchas versiones, acerca del perecimiento del Solitario, pero quién mejor que su vástago para relatar las circunstancias bajó las cuales falleció uno de los rudos más legendarios del deporte de los costalazos.

“Mi papá tenía un virus llamado estafilococo dorado, debido a una neumonía mal cuidada porque no iba a checarse al doctor a pesar de que le dolían los pulmones. En una ocasión Fishman le dio una patada en el abdomen que le causó mucho dolor; después el doctor dijo que ya tenía estallamiento de vísceras y los pulmones se le empezaron a llenar de pus. Entonces tuvieron que hacerle una traqueotomía pero ya no la libró y murió a los 39 años”.

A pesar de que venera la leyenda forjada por su progenitor desde hace casi 50 años, El Hijo del Solitario lamenta no haber podido contar con su padre en un sentido más humano, pues los múltiples compromisos luchísticos del ‘Soli’, impidieron la convivencia entre ambos.

“Tuve un padre ejemplar porque nunca me faltó nada, me dio una vida muy buena, pero en vez de tener el aspecto monetario, yo hubiera querido tener a mi papá para que jugara pelota conmigo o para que me llevara a la escuela. Me dio un buen ejemplo porque era una persona muy recta y disciplinada, pero puedo decir que si estuve con mi papá 30 veces en mi vida fueron muchas”.