GINEBRA, 22 de marzo.- Brasil e Italia firmaron un empate a dos goles en un vibrante partido amistoso disputado en Ginebra, en el que el futbol ofensivo se impuso a las defensas y en el que los dos equipos lo dieron todo sin importar que nada estaba en juego.

El duelo entre dos selecciones que suman nueve títulos (cinco de Brasil y cuatro de Italia)  dejó un excelente sabor de boca, porque ambos buscaron la victoria y no especularon en nada.

Ambos se volverán a ver las caras el próximo mes de junio en la fase de grupos de la Copa Confederaciones en Brasil, la antesala del Mundial.

Desde el arranque, brasileños e italianos se lanzaron a buscar sin contemplaciones el área contraria, a menudo descuidando la defensa, lo que llamó especialmente la atención en el caso de los transalpinos, que no mostraron su tradicional catenaccio.

El gol tuvo que esperar hasta pasada la primera media hora de juego en un centro de Filipe Luis desde la izquierda, mal despejado por Barzagli, que Fred tomó para resolver con maestría.

Italia mantuvo la tensión y pudo acortar distancias con Balotelli, Maggio y Pirlo, en una primera parte en la que el sello de Prandelli volvió a quedar de manifiesto, porque los azzurri jugaron al toque y a salir de su campo sin balonazos largos.

Dos fallas en la defensa, casi impensables en el tradicional catenaccio, condenaron a los italianos en los primeros 45 minutos, que fueron un intenso intercambio de golpes entre dos equipos lanzados al ataque.

El segundo gol brasileño fue un gran contraataque de Neymar, quien cruzó en diagonal el campo italiano y en la frontal del área amagó con el disparo para ceder el balón a
Oscar, quien superó con clase y tranquilidad a Gianluigi Buffon.

Brasil parecía tener bien controlado el partido hasta que en un tiro de esquina, mal defendido, De Rossi logró meter la pierna y desviar la pelota lejos del alcance de Julio César.

El gol fue una inyección anímica  para Italia y para Balotelli, quien apareció de la nada para tomar un balón afuera del área y superar a Julio César con un tiro potente. Otro golazo.

Al final ambos equipos entregaron un buen partido que parece ser sólo una probada de lo que ambos pueden lograr en la Confederaciones y en el Mundial del próximo año.