Sacerdotes están en la mira; en ocho años mataron a 22

México está ubicado como el segundo país más peligroso de América para el desempeño de curas católicos, según la Agencia Fides

COMPARTIR 
28/01/2013 08:58 Juan Pablo Reyes y Laura Toribio

 

CIUDAD DE MÉXICO, 28 de enero.- México es el segundo país en América en que resulta más peligroso ejercer el sacerdocio.

Tan sólo en los últimos ocho años han sido asesinados 22 religiosos católicos, cifra apenas superada por Colombia, donde en el mismo periodo han muerto de forma violenta 25 clérigos.

El año más violento para los curas en el país fue 2011, cuando murieron cinco ministros de esa confesión víctimas del crimen.

Datos proporcionados por la Agencia Fides de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos del Vaticano detallan que entre 2004 y 2005 murieron en México de forma violenta cinco sacerdotes que “ejercían su labor en zonas de profundo deterioro, presa de la violencia y encrucijada de tráficos ilícitos”.

En 2006 el crimen dio tregua al trabajo pastoral. En ese año no se registró un solo homicidio contra sacerdotes católicos.

El sexenio del panista Felipe Calderón, sin embargo, estuvo marcado por ser el más violento para este oficio religioso.

Entre 2007 y 2012 fueron asesinados 17 ministros de culto, mientras que, por comparar con un gobierno priista, en la administración de Carlos Salinas de Gortari sólo asesinaron al cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, si bien éste ha sido el crimen de mayor rango eclesiástico.

Desaparecido

Al cierre de esta edición el sacerdote Santiago Álvarez, de la Diócesis de Zamora, Michoacán, dedicado a la promoción de vocaciones sacerdotales en las familias y en los ambientes juveniles, se reportaba desaparecido.

Según la información difundida por las autoridades religiosas, no se sabe nada del padre Álvarez desde la noche del pasado 27 de diciembre, cuando se dirigía en automóvil desde la comunidad de Jacona hasta Paredones, cerca de la ciudad de Jiquilpan, Michoacán.

“Al tomar el camino que conduce a su pueblo, hizo una llamada telefónica hacia las 9:00 P.M. a una hermana (religiosa), pero nunca llegó a su casa, donde los esperaban sus papás y sus hermanos”, detalló la Diócesis de Zamora.

En los últimos años, ante el aumento de la violencia, líderes de distintas confesiones en todo el país han denunciado amenazas constantes del crimen organizado en contra de sus ministros de culto.

De acuerdo con información del Centro Católico Multimedial, el Distrito Federal, Chihuahua, Guerrero, Jalisco, Oaxaca, Veracruz, Michoacán, Hidalgo, Aguascalientes, Coahuila y Puebla son las entidades con el mayor número de crímenes de esta naturaleza.

Recientemente, obispos del Estado de México denunciaron intimidaciones en contra de encargados de parroquias.

Labor peligrosa

Tres de los cuatro asesinatos en contra de sacerdotes ocurridos en el continente americano durante 2004 tuvieron lugar en México; el otro, sucedió en Chile.

La característica común entre los asesinados, según la Agencia Fides, era el trabajo en contextos de particular deterioro humano y social.

En 2005 “mataron en el país a dos ministros de culto establecidos en las zonas más golpeadas por el crimen organizado”, y en 2007, después de un año sin homicidios, los padres Humberto Macías Rosales, Fernando Sánchez Durán y Ricardo Junious fueron asesinados.

El caso del homicidio del religioso Ricardo Junious, de 70 años, cuyo trabajo estaba dirigido a combatir el tráfico de drogas y la venta de bebidas alcohólicas a menores de edad en la colonia San Rafael de la Ciudad de México, cobró particular visibilidad debido a que se le encontró estrangulado y con signos de tortura dentro de la propia parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, donde ejercía su ministerio.

Julio César Mendoza y Gerardo Manuel Miranda fueron asesinados en 2008. Los dos religiosos murieron por disparos de arma de fuego.

El sacerdote Mendoza sufrió una agresión en la iglesia Nuestra Señora del Rosario y murió en el hospital a causa de las heridas, mientras que Miranda, de 45 años de edad, recibió un disparo en el pecho la tarde del 2 de septiembre, cuando se disponían a entrar al instituto Fray Juan de San Miguel, que dirigía.

En 2009 el sacerdote mexicano Habacuc Benítez Hernández, de 39 años, y los jóvenes seminaristas Eduardo Benítez, de 19, y Silvestre González Cambrón, de 21, fueron asesinados mientras se dirigían a una reunión de Pastoral Vocacional la noche del sábado 13 de junio, en el municipio de Arcelia, de la Tierra Caliente guerrerense.

Los religiosos también se han visto en medio del fuego cruzado. Fue el caso del padre regiomontano Marco Antonio Durán Romero, quien murió en una balacera en Matamoros, Tamaulipas, el 2 de julio de 2011 en un enfrentamiento entre militares y hombres armados en la colonia Obrera de esa ciudad fronteriza.

En 2010, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CE M) permitió, incluso, que en las zonas del país más afectadas por la violencia se suspendieran algunas celebraciones religiosas, como medida precautoria para sus sacerdotes.

Plagiado y asesinado

Fernando Sánchez Durán, párroco de la parroquia de Santiago Tlaltepoxco, en la localidad de Tepeji del Río, Querétaro, fue secuestrado y asesinado el 22 de julio de 2007.

Su hermano había denunciado algunas horas antes su desaparición, destacando que de la parroquia habían desaparecido un automóvil, un televisor y una computadora.

Las fuerzas del orden encontraron el cadáver del sacerdote, muerto aparentemente por asfixia. Los fieles consideraban al padre Fernando como un sacerdote ejemplar.

Balazo en el pecho

Gerardo Manuel Miranda Ávalos, de 45 años, fue asesinado con un disparo en el pecho el 2 de septiembre de 2008, cuando entraba en el instituto Fray Juan de San Miguel, del que era director.

El crimen tuvo lugar en el porche del instituto educativo que se encuentra en el centro del poblado de Los Reyes, en Michoacán.

Desde un coche en movimiento dispararon contra el sacerdote, quien era originario de Yurécuaro, Michoacán, donde nació el 22 de diciembre de 1961. Era muy querido y respetado en toda la región por su labor educativa.

Muerto en su auto

José Luis Parra Puerto, de 50 años, fue asesinado en Nezahualcóyotl, Estado de México, el 17 de febrero de 2010.

El sacerdote y un acompañante fueron obligados por desconocidos a salir de una tienda, los subieron a la camioneta de Parra Puerto y calles más adelante bajaron al acompañante.

El cadáver del cura fue encontrado dentro de la camioneta, estacionada en una calle de Nezahualcóyotl. Se le recuerda como un sacerdote ejemplar y buen samaritano, que dedicó su vida a la pastoral social.

Deceso por asfixia

Carlos Salvador Wotto, de 83 años, fue encontrado muerto en su parroquia Nuestra Señora de las Nieves, en Oaxaca, Oaxaca, el 28 de julio de 2010.

El sacerdote estaba amordazado y atado de manos, tenía quemaduras de cigarro en los brazos y signos de cortes en diversas partes del cuerpo, pero la muerte se produjo por asfixia, ya que tenía una bolsa de plástico en la cabeza.

La ciudad de Oaxaca es con frecuencia escenario de enfrentamientos entre los carteles del narcotráfico y las autoridades estatales de México.

dgp

Comentarios

Lo que pasa en la red