CHIMALHUACÁN, 19 de enero.- Con mariachis y porras, cientos de habitantes de Chimalhuacán  dieron el ultimo adiós al marchista Noé Hernández, quien falleciera de un infarto el miércoles, luego de recibir un disparo en la cabeza el 30 de diciembre, cuando se encontraba en un bar en Los Reyes La Paz.

Flaqueado por sus hermanos, su esposa y sus dos pequeñas hijas, Vianey y Vania, el cuerpo arribó al panteón de Todos los Santos, en el barrio de Xochiaca, al filo de las 15:45 horas, en donde sus hermanos se encontraban consternados, pues el medallista olímpico tenía muchos proyectos futuros.

Su hermana Juana afirmó que les duele, pues Noé tenía muchos planes, luego de salir del hospital y de pasar por una situación crítica quería retomar su camino.

“A lo mejor sí fue un milagro. Él quería estar con nosotros unos días más “, señaló su hermana Juana.

Como una forma de reconocer la trayectoria del medallista olímpico de plata en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000, previo a su sepelio, las autoridades de Chimalhuacán organizaron un homenaje y se anunció que se creará la presea Noé Hernández Valentín, para las personas que se destaquen por alguna actividad. Posteriormente se ofreció una misa de cuerpo presente oficiada por el obispo de Texcoco, Juan Manuel Mancilla Sánchez.

Los familiares del medallista comentaron que esperan que autoridades estatales y del deporte apoyen a su familia, principalmente a sus dos hijas, de diez y cinco años, para que puedan continuar con sus estudios.

Vianey afirmó que le prometió a su papá ser una gran atleta y cuidar a su hermanita Vania y su mamá, y le gustaría practicar la caminata.

“Lo quiero mucho, que se vaya tranquilito porque estamos bien y estoy muy orgullosa de él”, señaló Vianey.

Por su parte Vianey Pedraza, viuda de Noé Hernández, afirmó que el marchista le dejó una gran responsabilidad, pero que sacará adelante a sus hijas con el apoyo que espera le proporcionen las autoridades del Estado de México, así como del Partido Revolucionario Institucional (PRI), para el que Noé laboró.