Nicolás Maduro se acerca al asiento de Hugo Chávez

Su experiencia en el campo internacional le servirá cuando tenga que negociar con los diversos sectores del chavismo y la oposición

COMPARTIR 
17/12/2012 06:43 Carmen Álvarez
Nicolás Maduro se acerca al asiento de Hugo Chávez

CARACAS, 17 de diciembre.- El vicepresidente Nicolás Maduro Moros nos permitirá saber si el chavismo puede sobrevivir a la posible desaparición de su líder el presidente Hugo Chávez, dijo el historiador venezolano Miguel Tinker Salas.

El catedrático de la Universidadde Pomona habló del reto que acecha a Maduro, el favorito de Chávez para sucederlo en el poder si el cáncer presuntamente pélvico le impide asumir su nuevo mandato el 10 de enero.

“Maduro reúne dos factores importantes: Uno, representa la continuidad de la política internacional de Venezuela de la que ha sido la figura central. Y dos, es producto de los movimientos sociales que han cobrado importancia en Venezuela en los ultimos 25 años”, dijo Tinker Salas en un correo electrónico.

¿Pero quién es Maduro?

Este hombre de la máxima confianza de Chávez nació hace 50 años en un barrio muy humilde de Caracas y desde la adolescencia comenzó su ascendente carrera política como líder estudiantil maoísta, según informó la Radio Televisión Vasca, EI TB.

Al no tener los recursos para cursar una carrera universitaria, Maduro fue un conductor del Metro y del Metrobús que rápidamente dejó su huella como fundador de la Asociación Unida de Trabajadores del Metro, como conductor del Metrobús hasta que El Caracazo del 27 y 28 de octubre de 1989, marcó el rumbo que lo acercaría de manera definitiva a Hugo Chávez.

En la revuelta que hirió de muerte el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez (febrero de 1989 a mayo de 1993) dejó de ser el político que nacionalizó el petróleo y fundó Petróleos de Venezuela (PDVSA), para convertirse en un operador más de las antipopulares medidas de austeridad del Fondo Monetario Internacional.

Al iniciar su segundo mandato con las alzas a la gasolina el 25 de febrero y al transporte público el 27 de febrerode 1989, Pérez orquestó la resistencia de quienes querían un cambio como Chávez, Maduro y de los abogados que finalmente lo destituyeron por desvío de fondos en 1993.

Una vez más el eje de la política venezolana giraba en torno a la política petrolera movida, como señalan los historiadores, por el postergado anhelo de transferir a los venezolanos una parte de los beneficios que enriquecieron a las grandes firmas petroleras internacionales.

Anhelo frustrado que desde principios del siglo XX estallaba en conflictos. Tinker Salas lo señalaen su ensayo “La Industria Petrolera y la Construcción de Ciudadanía en Venezuela” al relatar que desde un principio las poderosas petroleras enfrentaron protestas laborales, conflictos con los poderes estatales y municipales y también el resentimiento de la oligarquía agrícola a la que desplazaron.

“Estas experiencias obligaron (a las petroleras) a reconsiderar su modelo de operación y optar por una nueva organización de la producción y, a la vez, la elaboración de un nuevo plan social para la incorporación de su fuerza laboral. La expropiación petrolera de México en 1938 también fue un factor” a considerar, escribió Tinker Salas.

La biografía oficial de Maduro marca el derrotero que lo llevó a convertirse en el político por quien Chávez pidió a sus seguidoresque votaran en las elecciones presidenciales extraordinarias de febrero, si él ya no está en condiciones de seguir gobernando.

La legislación venezolana exige convocar a elecciones en los 30 días posteriores.

Maduro, quien muy probablemente tendrá que enfrentar en los potenciales comicios a Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, que el 4 de febrero de 1992 se sublevó con el entonces joven teniente Hugo Chávez, Francisco Arias Cárdenas, Jesús Urdaneta, Miguel Ortiz Contreras y Yoel Acosta Chirinos, para sacar a Carlos Andrés Pérez del poder.

Pero la intentona falló y fueron llevados a prisión durante un par de años. La mayoría eran miembros fundadores del Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 (MBR 200) creado por el propio Chávez.

Posteriormente muchos de ellos criticaron duramente a Chávez, le dieron la espalda e incluso lo traicionaron.

Nicolás Maduro, que también se sumó al MBR 200, apoyó su campaña electoral de 1998, y rápidamente se distinguió del resto de los seguidores de Chávez porque nunca lo traicionó.

Su matrimonio con la abogada Cilia Flores, actualmente procuradora general de la República, lo puso en contacto directo con Chávez cuando éste cumplía su condena en la prisión de Yaré tras el fallido golpe, pues Flores fue una de las encargadas de defender al líder venezolano.

Posteriormente Maduro ingresa al Movimiento V República (MVR) para apoyar la campaña presidencial de 1998 que llevó a Chávez a la Presidencia y es elegido diputado de la Asamblea Nacional donde rápidamente fue ascendido a la coordinación del Equipo Parlamentario del MVR en 2000 y 2001, luego fue coordinador del Bloque del Cambio en la Asamblea.

Hasta que en enero de 2005 alcanzó la presidencia de la Asamblea Nacional y en agosto de 2006 Chávez le pidió que ingresara a su gabinete al frente del Ministerio del Poder Popular para los Asuntos Exteriores.

Es allí donde salta al escenario mundial y hace uso exhaustivo de las habilidades de negociación que practicó durante su carrera de sindicalista.

“En su cargo como ministro de Relaciones Exteriores Maduro ha demostrado su capacidad de establecer consenso entre diversos puntos de vista. Como ejemplo se le atribuye el mejoramiento de relaciones con Colombia que anteriormente estaban quebrantadas”, dijo a Excélsior Tinker Salas.

El historiador agregó que la experiencia de Maduro en el campo internacional le va a ser de utilidad cuando se vea obligado a negociar con los diversos sectores del chavismo, al igual que con la oposición.

Y finalmente, tres días después de ganar las reciente elecciones del 7 de octubre de 2012, Hugo Chávez lo acercó más a la silla presidencial al sumarle el cargo de vicepresidente en sustitución de Elías Jaua que ayer buscaba la gubernatura de Miranda contra el ex candidato presidencial de la oposición, Henrique Capriles Radonski.

“La selección de Maduro, un civil, como vicepresidente también destaca el papel secundario que ahora juegan las fuerzas militares en este proceso”, dijo Tinker Salas.

El periódico MiamiDiario.com publicó el 12 de diciembre que el teniente Diosdado Cabello habría hecho valer secretamente en Estados Unidos que él no sería un instrumento en las manos de Cuba.

“Aunque por lo pronto Cabello se ha plegado a los designios del Presidente, éste, por si acaso, tomó precauciones: en su corta visita del pasado fin de semana a Caracas, Chávez firmó el pase de los servicios secretos del Ministerio de Relaciones Interiores, cuyo titular es próximo a Cabello, a la vicepresidencia”, publicó MiamiDiario.com.

“El principal reto que enfrenta Maduro será su capacidad de conectar y movilizar los sectores populares que históricamente han apoyado al chavismo. Creo que contará con el apoyo incondicional de todoslos sectores del chavismo”, dijo el historiador venezolano.

“La importancia que ha tenido Chávez en la política venezolana de la última década demuestra que ni el gobierno ni la oposición habían considerado un futuro para el país sin él”, concluyó Tinker Salas.

jrr

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios