Se desmorona Insurgentes 300, icono de los 50 en el DF

El inmueble era símbolo de estatus, ahora presenta graves problemas estructurales y requiere mantenimiento mayor

COMPARTIR 
25/08/2012 09:10 Arturo Páramo

CIUDAD DE MÉXICO, 25 de agosto.- El edificio fue un hito en la historia de la ciudad.

Fue de los primeros en alcanzar esa altura, por ende, el primero en tener el conjunto de elevadores tan común en los rascacielos de la actualidad.

Su primer uso no fue habitacional, sino de despachos. Ahí tenían oficinas los mejores abogados del país, cerca de las entonces florecientes colonias Roma, Condesa y Juárez. Tener un despacho en Insurgentes 300 era signo de estatus a finales de los años cincuenta.

Tras los sismos de 1985, el mítico edificio quedó deshabitado en su mayoría, debido a los daños que, se dijo, tenía el inmueble. Sin embargo, el Condominio está lejos de estar desolado.

Un grupo de condóminos, mediante un comunicado, exigieron a las autoridades capitalinas que den marcha atrás en el desalojo del inmueble ya que no pueden solventar el estudio de mecánica de suelo, que tendría un costo de unos 100 mil pesos.

Además señalan que, debido a la plusvalía de la zona, existen inmobiliarias que tienen la intención de desalojarlos, comprar el edificio a bajo costo, remodelarlo y ponerlo en venta a millones de pesos por despacho.

Otro grupo de condóminos abrió una página de Face-       book en donde publicó videos del desalojo del viernes 17 de agosto pasado, y piden a quienes fueron desalojados que envíen cartas de reclamo a la página de esa misma red social de Sergio Peñuñuri y a José Luis Hernández Dehesa, funcionarios de la Secretaría de Protección Civil del DF, que participaron en el operativo.

El edificio, sin embargo, sí está en riesgo, de acuerdo con el secretario de Protección Civil del DF, Elías Moreno Brizuela y no será rehabitado hasta que se subsanen esas irregularidades.

“Insurgentes 300 al igual que varios edificios de la ciudad se cerró por alto riesgo estructural y tenía muy mal la instalación eléctrica y no tiene programa interno de protección civil”, puntualizó Moreno Brizuela.

Explicó que se hicieron llegar oficios a una mujer identificada como “Nayeli”, que se ostentaba como representante de los condóminos. El último oficio en que se exhortaba a reparar el edificio se entregó el 21 de julio.

“Nos contestó la administradora diciendo que le diéramos 15 días y no podíamos darlos porque es un riesgo inminente y tuvimos que cerrarlo.

“En cuanto arreglen el problema estructural, reparen la instalación eléctrica y tengan su programa interno de protección civil podrán seguir funcionando. Se requiere de mantenimiento mayor”, expuso el titular de Protección Civil.

Recalcó que, en caso de volver a funcionar, el edificio debe ser ocupado sólo para oficinas y no para que sea habitado  permanentemente.

Moreno Brizuela insistió en que el edificio requiere de reparaciones importantes pues tan sólo el piso diez sufrió un incendio, tras el cual fue desocupado y nunca fue reparado.

“No sabemos el daño que tienen esas estructuras”, puntualizó el funcionario.

Historia tortuosa

En julio de 1995 el magistrado Abraham Polo Uscanga fue asesinado en su despacho, el 912. El edificio estaba prácticamente abandonado. Las detonaciones que le segaron la vida se escucharon en todo el inmueble.

Poco se había escuchado del edificio hasta que en 2006 el artista plástico Ramiro Chávez aprovechó que las enormes letras de “CANADA” que habían sido uno de los anuncios más espectaculares de la ciudad, fueron desmontadas y desechadas.

Chávez las rescató y montó una exposición con ellas en el Museo Carrillo Gil.

Las 137 personas que fueron desalojadas del inmueble hace una semana, habitaban sólo los pisos bajos, de  los pocos que tenían cierto grado de mantenimiento e iluminación.

En los 27 años que han transcurrido desde los terremotos de 1985, el mantenimiento al inmueble del cruce de Insurgentes y Medellín ha sido muy poco.

En su planta baja, había una decena de establecimientos que también fueron clausurados, no así una oficina de un banco que se encuentra separado del edificio principal.

El uso de suelo que tiene, de acuerdo con el Plan Parcial delegacional de Desarrollo Urbano de Cuauhtémoc, la manzana conformada por Insurgentes, Medellín y Querétaro es HO,  es decir, habitacional y para oficinas.

De acuerdo con funcionarios de la delegación en los bares de la planta baja se vendían drogas, se permitía el acceso de menores de edad y sus pasillos interiores servían como “piqueras” por las noches.

En su entorno han florecido tanto bares, como salones de baile, casa de empeño, tiendas de conveniencia y sucursales de tiendas por catálogo.

Historia

El edificio obtuvo su licencia de construcción el 25 de julio de 1956. Los trabajos se prolongaron hasta 1958, cuando se abrió al público.

El inmueble ha soportado hasta la fecha los sismos de 1957, (que tiró el Ángel de la Independencia) y el de 1985, que devastó una parte importante de la Roma. De acuerdo con los condóminos, tras esas pruebas, puede soportar cualquier movimiento telúrico.

Desde la calle, el edificio luce con suciedad acumulada durante años, las ventanas tienen vidrios rotos y le queda poca pintura de algún remozamiento pasado.

“Patético que nos desalojen”

El espectáculo en torno al edificio de Insurgentes 300 refleja más de dos décadas de decadencia.

En la puerta de acceso de Medellín 1343, un grupo de trabajadores bajan por la escalera cargando sillones, mesas, sillas, electrodomésticos, televisores, etcétera. Montan los objetos en un camión de mudanza.

“Es patético que nos desalojen”, dice una de las mujeres que ayudan a sacar los objetos de su vivienda en el tercer piso del condominio.

La falta de certidumbre jurídica con que contaba, reconoce la mujer, la compensaba con la baja renta que pagaba a una mesa directiva a la que nadie reconoce y a la vista que tenía hacia la colonia Condesa.

Los negocios de la planta baja están lejos de estar clausurados a piedra y lodo.

En la mayoría de ellos hay personal que mantiene guardia, que sacan equipo, alimentos, botellas de cerveza.

Saben que el pleito legal va para largo.

“Pues a ver qué pasa. Estamos esperando un camión para llevarnos toda la mercancía, parece que todo va a ir para largo”, dijo uno de los empleados del bar que era conocido como El Jacalito.

A un lado, El Mitote, otro de los bares que funcionaban en la planta baja y que ha visto innumerables clausuras, luce abandonado una vez más.

También está desocupado el Malaidea, que solía cambiar de nombre constantemente, haciendo honor a su nombre.

Sobre Insurgentes, la tienda Coppel tiene echadas abajo las cortinas y se cita a los clientes en su sucursal de Santa María la Ribera.

La sucursal de Presta Prenda también pide a sus clientes comprensión y que acudan a cualquier otra de sus sedes.

También están cerrados el Bar Zero, el BB Burger, La Cubana, y un centro de copiado.

El bar Rincón Cubano tiene sellos de suspensión pero mantiene sus lonas,ofreciendo su comida buffet y sus noches de música montuna.

Las entradas del edificio sobre la avenida Insurgentes Sur y Medellín están vigiladas por la policía capitalina.

La reja del estacionamiento está cerrada y tiene echada una cadena.

El decadente edificio vive los peores días de sus 54 años de vida.

Relacionadas

Comentarios