Baja California Sur, santuario de la ballena gris

En la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, un espectáculo natural de enormes dimensiones es lo que convierte a este destino en el consentido de turistas de todas partes

COMPARTIR 
12/02/2012 01:42 Alicia Boy / enviada

B.C.S  12 de febrero .- Rodeada de dunas, la Laguna Ojo de Liebre, en Baja California Sur, pareciera un sitio inhóspito carente de vida, pero sólo hace falta sentarse a observar para llevarse grandes sorpresas. Águilas pescadoras surcan el cielo en busca de alimento, mientras los gigantes camiones de la exportadora de sal recogen toneladas del tan preciado producto.

Mientras, nosotros sentados en una pequeña panga en medio de la laguna nos sentimos diminutos ante el poderío de la naturaleza. Las dimensiones del complejo lagunar no es el único factor que nos provoca esta sensación sino que contribuyen en gran medida las gigantescas criaturas que nadan a nuestro alrededor, como la ballena gris.

Las sombras de sus enormes cuerpos pasan rápidamente por debajo de la embarcación y a lo lejos vemos cómo arrojan chorros de agua salada.

Se acerca a la panga un curioso ballenato, su madre viene junto con él pues en esta etapa de su vida las madres y crías deben permanecer juntas.

El reglamento de la reserva indica que se deben de apagar los motores de la lancha por lo menos a diez metros de distancia de estos animales, sin embargo no hay ningún reglamento que les impida a ellos acercarse hasta nosotros.

La madre se aproxima a nosotros y aprovecha el motor de la lancha para rascarse su espalda, esto hace que se meza la embarcación fuertemente, al tiempo que la cría también busca ser acariciada y pone su gigantesco hocico tan cerca que es inevitable
pasar la mano por su suave y resistente piel.

Sin lugar a dudas la grandeza y belleza de las ballenas ha cautivado al ser humano; poder observarlas y convivir con ellas, aunque sea por unos instantes, cambia la visión de cualquiera sobre la vida en el planeta.

Migración

Las ballenas son expertas viajeras. Además de ser los animales más grandes que han existido, llevan alrededor de 60 millones de años recorriendo los océanos del planeta, ya sea en busca de alimento o de un sitio para su procreación.

Conforme se acerca el invierno la migración se hace necesaria para sobrevivir, desde el Ártico hasta México -viajan alrededor de 22 mil kilómetros ida y vuelta-.

Este gentil gigante viene a cobijarse a las lagunas de Baja California Sur, en especial la Laguna Ojo de Liebre que forma parte de la Reserva de la Biosfera El Vizcaíno, un ejemplo para la observación de ballenas en todo el país y el mundo, por ser uno de los más normados y organizados, quienes lo practican deben tener autorización y acatar la Norma Mexicana de Ballenas.

Las ballenas se localizan en latitudes lejanas al ecuador durante el verano, ya que en esos sitios encuentran grandes cantidades de alimento y emigran por la misma razón que lo hacen otros animales, para evitar extremas condiciones climático-biológicas. Durante su viaje al sur se quedan sin alimento y pierden hasta un 15 por ciento de su peso.

Llegan a Baja California a protegerse en las cálidas aguas de los complejos lagunares donde se aparean y traen nuevas vidas a este mundo, sus pequeños nacen sin la capa de grasa que requieren para sobrevivir en las gélidas aguas de los mares del norte, por esa razón aprovechan el cobijo de las lagunas para alimentarse y recobrar fuerza para el gran viaje que les espera de regreso.

Las hembras por lo general dan a luz cada dos o tres años y la gestación dura 12 meses. Amamantan al ballenato durante un año. Las hembras no se separan de sus crías entre los seis meses y un año de edad, durante ese tiempo los ballenatos aprenden las rutas de migración hacia los lugares de alimentación.

Estos enormes animales a los cuales los antiguos navegantes temían, en realidad son muy curiosos y gentiles. Se cree que el primer contacto amigable entre un ser humano y una ballena se realizó aproximadamente en 1977.

Reserva de la Biosfera el Vizcaíno

La Reserva de la Biosfera el Vizcaíno, con una extensión de 2.5 hectáreas, abarca desde el Desierto de Vizcaíno y la Sierra de San Francisco, hasta el mar en las cercanías de la Laguna Ojo de Liebre y la Laguna de San Ignacio. Localizada en el centro de la península de Baja California Sur, es la reserva más grande de Latinoamérica, donde se protegen los ecosistemas terrestres, marinos e insulares. La UNESCO la ha nombrado Patrimonio Natural de la Humanidad por su riqueza en biodiversidad y por ser un santuario para la ballena gris.

En San Ignacio hay réplicas de algunas pinturas rupestres, para llegar a ellas el recorrido dura tres días, se necesita un día para llegar al cañón, otro para recorrer la Cueva de la Pintada, la cual tiene una extensión de100 metros de longitud y el último es el camino de regreso.

El INAH controla el acceso de turistas a la sierra, las agencias que organizan los viajes tienen que reportar cuándo, cuánto tiempo y quiénes van a visitar la sierra, de hecho no puede haber más de 20 personas visitando la sierra al mismo tiempo. El acceso se restringe buscando provocar el menor impacto posible a la naturaleza.

El desierto ofrece un gran espectáculo entre su vegetación, principalmente cactácea, y su vida animal que cuenta con especies como el borrego cimarrón, coyote, correcaminos, pájaros carpinteros, águilas pescadoras, reptiles y muchos otros más.

Justo en la parte oeste de la reserva se pueden apreciar las montañas que forman la sierra, en donde han descubierto un gran número de pinturas rupestres, que han sido declaradas por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Guerrero Negro

Guerrero Negro es un pequeño pueblo ubicado en el Desierto de Vizcaíno, el cual se desarrolló a partir de 1957, cuando se fundó la compañía Exportadora de Sal (ESSA) que es la productora de sal más grande del mundo. Es una sociedad entre el gobierno mexicano (51%) y Mitsubishi Corporation (49%).

El proceso de la sal se da por medio de la evaporación del agua que se produce a través de recursos naturales: “Viento y sol”. Las etapas se dividen en vasos; la sal pasa de un vaso a otro, los vasos son una especie de pequeñas lagunas, hasta que se evapora completamente el agua y las sal se cristaliza, posteriormente la cosechan con camiones especiales.

Sobre los primeros vasos donde se produce la sal es posible ver más de 100 especies de aves diferentes. Esto se debe a que en ellos se concentran grandes cantidades de peces, camarones y microorganismos que son la principal fuente alimenticia de las aves. Asimismo es posible observar entre los vasos y en el pueblo nidos de águilas pescadoras.

También es posible avistar nidos de águilas pescadoras, incluso, ESSA se ha encargado de poner postes con plataforma para ayudar a la reproducción de la especie. En sí la población de Guerrero Negro tiene una amplia conciencia ecológica.

Sigue aqui el especial: Bon voyage

Visita el Especial Animales, naturaleza en movimiento

Síguenos en Twitter @Excelsior_Mex 

Te recomendamos un viaje por los especiales de Nacional de www.excelsior.com.mx: 

Los Presidenciables 2012 

Crisis penitenciaria

Elecciones 2011, el Laboratorio 2012

El camino de los migrantes

Influenza, el virus latente

Benedicto XVI, El Papa en México

Atentado en Monterrey

Guerrero, los excesos

Temporada Invernal

TODOS LOS ESPECIALES

Comentarios

Lo que pasa en la red