Transforman un Ferrari decomisado a narcos en una patrulla

Las autoridades colombianas exhibieron el lujoso auto que perteneció a la flota de autos deportivos decomisados a un narcotraficante preso en EU

COMPARTIR 
11/11/2011 07:36 EFE

BOGOTÁ 11 de noviembre.- Las autoridades colombianas exhibieron hoy un lujoso auto Ferrari que tras dos meses de alistamiento pasó a ser una patrulla de la Policía que lo confiscó a un narcotraficante actualmente preso en Estados Unidos.

Ahora el lujoso deportivo, de 300 caballos de fuerza y una cilindrada de 3 mil 500 centímetros, luce los colores blanco y verde, distintivos de la Policía colombiana y que perteneció a la flota de autos deportivos del narcotraficante Luis Hernando Gómez Bustamante, alias "Rasguño".

La pieza, de fabricación italiana, fue mostrada en la sede de la Dirección de la Policía Judicial (Dijin) en Bogotá y es un "símbolo de la derrota de la delincuencia a manos de la autoridad", según un comunicado de esa institución.

En su momento, el Ferrari negro, modelo 1991 y con 800 kilómetros de recorrido, fue valorado en 250 mil dólares y decomisado en 2008 a alias "Rasguño", capturado en Cuba en 2004 y entregado a las autoridades colombianas en 2007.

En julio de ese mismo año "Rasguño", quien fue segundo al mando del Cartel del Norte del Valle, una de las organizaciones del narcotráfico más conocidas de Colombia, fue extraditado a Estados Unidos, en donde actualmente purga una condena.

La decisión de transformar el lujoso auto fue adoptada tras fallidos intentos de subastarlo, pues no hubo compradores.

Esta no es la primera vez que un vehículo de alta gama es puesto al servicio de la Policía colombiana.

En 2008 una camioneta Hummer, confiscada al no cumplir los requisitos de importación, fue transformada también en auto patrulla.

En Panamá, un lujoso Lamborghini confiscado al colombiano David Murcia, propietario de la desmantelada pirámide financiera ilegal DMG, también fue convertido en un auto policial como campaña contra las drogas.

akag

Comentarios

Lo que pasa en la red